The Interview...

Blog

Search

Algunos Cuentos de Terror Son Personales

Cuando firmar con una editorial resulta ser una pesadilla...



Francisco Javier Olmedo Vázquez recuerda escribir desde que era un chiquillo, tecleando la maquina de escribir Olivetti Lettera-32 de su padre, misma que su madre ponía frente a él para distraerlo y así se comiera las lentejas que ella le había cocinado. En la primaria, su profesora de lengua en un colegio en Córdoba, España le aplaudía la imaginación que demostraba en los ejercicios de redacción libre. Así se empezaba a formar el escritor, ganador del Premio Forolibro 2018 a la Mejor Novela del Año por su obra prima Bajo Nuestros Pies.

Pero no fue hasta que comenzó la carrera de Ingeniero en Informática que un amigo lo introdujo a Howard Phillips Lovecraft, unos de los grandes de la literatura de Terror Sobrenatural. "Lovecraft puso ante mí las herramientas que necesitaba para encauzar ese ideario irreal que tenía en mi mente atrapado desde la infancia, esa imaginería del inconsciente a la que no lograba dar rienda suelta," explica Olmedo Vázquez. "Quedé fascinado por su cosmogonía, por la mitología que se creó a su alrededor".

Después de leer a Lovecraft, siguió con otros autores como August Derleth, Robert E. Howards, Clark Ashton Smith, Robert Bloch, Edgar Allan Poe y Arthur Machen. Esto lo motivó a escribir pequeños relatos, compartiéndolos con sus seres más allegados, pero sin realmente considerar publicarlos. Tras la insistencia de quienes leyeron esos cuentos, decidió escribir su primera novela, dándole vida a Bajo Nuestros Pies del género Horror Cósmico.

"El Horror Cósmico es un subgénero del Terror que representa el miedo a lo intangible y a lo atávico. Es el terror ante el capricho de seres más antiguos que el propio universo, y que ya venían hollando el flujo del tiempo cuando nuestro destino apenas comenzaba a gestarse", expone. "Es el eco lejano de sectas prohibidas, los secretos olvidados de sociedades ocultas y enfermizas. Es el estruendo de los trombones que anuncian la llegada de un apocalipsis, sólo apto para los más entregados y los más dementes. El Horror Cósmico es la revelación de nuestra propia insignificancia ante una realidad superior y aterradora. Es la representación artística del nihilismo más espantoso".

La intención del autor es intentar adentrarse también en la ciencia ficción.

Lo que lo motiva a escribir es: "Una necesidad de descargar el turbulento océano de ideas que por norma suele inundar mi cabeza", dice. "Escribir es como una suerte de catarsis, y es que cuando un nuevo proyecto brota por sorpresa de mi imaginación, impulsado desde el subconsciente, mi mente no deja de moldear y refinar la historia hasta que logro trasladarla al papel. Sólo en ese momento es cuando alcanzo el descanso. Digamos que, para mí, escribir es el método terapéutico del que dispongo para aliviar mi corazón".

Sin embargo, su amor por la escritura se puso a prueba tras firmar con una editorial, quien le prometió la gloria y le entregó un infierno, del cual todavía no acaba de salir.

Todo comenzó cuanto acudió a un "seminario de escritura para autores noveles" que ofreció la editorial Exlibric en su ciudad. El propósito de dicho seminario, según Exlibric, era educar a escritores principiantes sobre cómo funciona el mundo editorial, los retos y obstáculos, y cómo ellos podían ayudar a los autores a sobrellevarlos. Todo sonaba racional y emocionante, pues la empresa aseguraba manejar un control de calidad tan alto que solo aceptaba publicar de dos a tres manuscritos de los miles y miles que llegaban a sus manos. Así que al recibir la noticia de que el manuscrito de Bajo Nuestros Pies era uno de esos dos a tres, quería decir que Olmedo Vázquez sería uno de los escritores estrella de la editorial.

Pero en breve se enteró que él tendría que colaborar con la editorial, pagando cierta cantidad para publicar su libro. "Exlibric", le dijeron, "asume un riesgo al apostar por autores noveles", y ese riesgo había que compartirlo. Además, la editorial se encargaría de hacer una corrección estricta y profesional del manuscrito, de la promoción, de la firma de libros, etc.


"Me subieron hasta las nubes casi catalogándome

como el nuevo Stephen King español".


Sin embargo, aceptar parte del riesgo para publicar era cosa mínima, pues le habían hecho creer que él vendería tantos libros que su "inversión" valdría la pena. "Me llegaron, incluso, a hablar de cifras que podría estar ganando el primer año," comenta. Esas cifras eran tan importantes que él no dudó en dejar su empleo para dedicarse de lleno a su carrera como autor. "Me subieron hasta las nubes casi catalogándome como el nuevo Stephen King español".

"Más tarde," dice Olmedo Vázquez, "me di cuenta que esa 'inversión' no era más que el precio por su servicio de impresión".

Nada, o poco, de lo que habían prometido resultó ser cierto. Aquel estricto control de calidad y corrección no existía, pues las copias que él recibía llegaban llenas de erratas tipo palabras cortadas, párrafos a los que les faltaba la última línea, puntos aparte convertidos en seguidos, y seguidos convertidos en aparte, párrafos enteros en cursiva, etc., asegura Olmedo Vázquez. La promoción no era más que unas cuantas menciones en la página de Facebook de Exlibric, cuyos seguidores son mayormente otros escritores de la editorial, explica el autor. La firma de libros en ferias no era en lo mínimo lo que habían prometido.

"Fue en las ferias donde comprendí la cruda realidad al contemplar cómo el tamaño del cartel de 'Buscamos Escritores' era tres veces más grande que el que tenía el nombre de mi libro".

Esa presentación en la feria, dice, era una hora en la que el autor tenía que vender su libro, y no un espacio para firmar copias previamente vendidas. Y peor aún, Olmedo Vázquez vio personalmente cómo otros autores de la misma editorial vivían lo mismo que él, y cómo personas que había comprado libros se quejaban de los fallos en ellos.

Después de librarse de las garras de Exlibric, a Olmedo Vázquez no le quedó más que aceptar su error y buscar soluciones. Pero las secuelas de esa experiencia persisten y aún no se recupera del todo. "Estoy en la más miserable de las ruinas pues me quedé sin trabajo, sin dinero, y con un puñado de libros cargados de erratas".


"No dejes que las grandes editoriales decidan lo que debes leer.

Lee lo que a ti te apetezca".


Olmedo Vázquez ahora publica sus obras de manera independiente. De hecho, una segunda – y corregida – edición de Bajo Nuestros Pies ya está disponible, al igual que sus otras dos novelas Mal Nacido y La Codicia del Pescador.


"No me considero un autor autopublicado, sino indie", dice.

El ser indie pone todas las posibilidades y responsa-bilidades en manos del autor, pero no es fácil venderle un libro a alguien que no te conoce a ti ni a tu obra, explica. "La tarea de conseguir visibilidad es una labor hercúlea". Por lo mismo, asegura que Instagram es una de las herramientas que más le ha servido para darse a conocer y en la que más se apoya.

Ciertamente, haber pasado por una experiencia tan negativa no es fácil y lo que le queda es aprender de ello y compartirlo. Quizá un buen consejo a tiempo de su parte evite que otros caigan en la misma trampa.

A quienes aspiran publicar, Olmedo Vázquez les sugiere no seguir los consejos de "gurús" del marketing editorial, ni de tutoriales tipo, "Aprende a escribir hasta 3.000 palabras al día", ni cosas por el estilo. "Antes de ponerte a escribir," dice, "tienes que haber leído y escrito mucho, pero sin publicar. Después, explora y aprende las posibilidades de la edición independiente y contacta con otros autores indie que tengan camino recorrido. Seguro que te darán buenos consejos".

Su sueño para el futuro es poder vivir de sus obras, y como persona, señala: "Quisiera poder llegar al final de mi vida sin tener que avergonzarme por el modo en el que la hubiere recorrido".

Para finalizar, agradece la oportunidad de acercarse a nuevos lectores a través de esta entrevista. "Gracias también a todo aquel que se haya tomado la molestia de leer las experiencias e inquietudes de este humilde escritor. Me gustaría concluir con una reflexión que me gusta exponer a mis seguidores: No dejes que las grandes editoriales decidan lo que debes leer. Lee lo que a ti te apetezca".

Las novelas de Olmedo Vázquez están disponibles aquí y puedes seguirlo en Instagram, FB, Twitter y Youtube.


Comentario de Jackie:

Gracias, Francisco Javier, por compartir tus experiencias, que aunque duras, son una gran lección para futuros autores. Agradezco mucho tu honestidad y tu tiempo al regalarme esta entrevista.

A los lectores, ¡gracias por tomarse el tiempo de leer esta pieza! Por favor échenle un vistazo a los libros de Francisco Javier y síganlo en las redes sociales.

Compartan esta entrevista libremente, y por favor etiqueten a Francisco Javier y a mí en todo.

Si gustan saber más de mis libros, hagan clic en las pestañas arriba, donde encontrarán más de A Veces El Amor... y A Veces El Para Siempre..., Libro 1 y 2 de mi trilogía – El 3ro lo estoy escribiendo ahora.

Los invito a que me sigan en Instagram, FB (perfil & página), Twitter y Youtube.

Si tienen alguna pregunta, vayan a la pestaña Contacto y escríbanme. ¡Me encantaría escucharlos!


#jmraphaelle #franciscojavierolmedovazqquez #autopublicar #publicarindie #librosdeterror #librosdeterroscosmico #comoautopublicar #noalaseditoriales #malaseditoriales #autorindie #compañiaseditoriales #jmraphaellebooks #aveceselamor #aveceslparasiempre #theinterviewblog #jmraphaelleblog #jmraphaelleautor

45 views